Los lunes al sol: Consejos y precauciones para que tu gato disfrute del calor sin riesgos.

03-06-19

Con el buen tiempo llegan los días de sol y no solo las personas gustamos de un ratito bajo sus rayos. Los gatos son unos grandes amantes del calor, adoran tumbarse a la bartola y disfrutar de un buen baño de sol, pero, igual que a nosotros, el astro rey les puede aportar más peligros que beneficios si no se toman ciertas precauciones.

Peligros

  • Estar mucho tiempo bajo los rayos UV puede provocarles dermatitis solar, que es especialmente peligrosa y frecuente en gatos de pelo claro (aunque sea de forma parcial, como en el caso de los gatos blancos y negros). La enfermedad puede producir graves quemaduras especialmente en áreas sensibles y con poco pelo, como son las orejas, la nariz o los párpados.
  • La exposición prolongada sin protección, especialmente en aquellos gatos de pelo claro, también puede provocarles cáncer de piel. Esto le sucedió a uno de nuestros gatitos colonos, Conserje, al que no pudimos capturar a tiempo para evitarle ese dolor. La imagen habla por sí sola, nuestro querido Conserje, desde el cielo de los gatos, os pide que protejáis a los vuestros de algo tan terrible:

  • Los problemas con el sol no se limitan a la piel y a los gatos claros. Especialmente en verano, debemos tener en cuenta que los gatos no tienen la misma capacidad para regular su temperatura que el ser humano. Un aumento muy brusco de su temperatura corporal puede producirle un golpe de calor, que puede ser mortal para nuestro gato si no recibe atención veterinaria inmediata. La prevención es el mejor aliado.

 

Precauciones

  • Evita que tu gato se exponga al sol directo entre las 10 y las 18h, si es necesario, baja las persianas durante ese horario, especialmente en verano.
  • Utiliza cremas solares protectoras especificas para gatos, aplicándosela en las zonas más sensibles. Evita cremas para uso humano y escoge siempre una específica para gatos como esta. En caso de duda, consulta con tu veterinario.
  • Nunca dejes encerrado a tu gato en lugares muy calurosos, ¡cuidado con el coche al sol! Los 10 minutos que tardas en hacer ese recado pueden poner a tu gato en grave peligro.  
  • Asegúrate de que siempre tenga agua limpia y fresca para mantenerse hidratado. Puedes estimular su sed con una fuente como esta.
  • Si por alguna razón debes viajar con él, haz paradas frecuentes para que pueda beber agua tranquilamente y prepárale toallas húmedas para que se pueda tumbar encima o al menos refrescar las almohadillas de las patas.
  • Si crees que tu gato puede estar sufriendo un golpe de calor, rebaja su temperatura corporal aplicando hielo en axila e inglés y llévale de inmediato a la consulta de su veterinario.
  • Revisa constantemente sus orejas y hocico en busca de heridas o señales extrañas.

Señales de alerta

Acude urgentemente al veterinario si observas en tu gatito:

  • Cambio de coloración en la piel, bultitos o granitos
  • Pérdida de pelo o pelo muy áspero en las zonas mencionadas anteriormente
  • Sangre o costras en el borde de las orejas y/o la nariz
  • Síntomas de un golpe de calor: respiración acelerada, convulsiones, vómitos, diarrea, pérdida de consciencia Ante la duda, actúa y corre al vete.

 

Esperamos que este artículo te sea útil y que tú y tu gato disfrutéis del calorcito del verano de forma segura.