Amalia

Amalia No nos podemos creer que ya no estés aquí en la tierra, princesa. Tu muerte nos ha dejado en estado de shock. Tan joven, tan bonita, tan llena de vida, con tu mirada dulce y enigmática. Te vimos crecer y deseábamos para ti una vida larga y feliz en compañía de tu hermano Grimm, siempre juntos. Que terrible la muerte, que te ha separado para siempre de Grimm y de David, tus compañeros, ahora que disfrutabas de una vida maravillosa junto a ellos en el hogar que merecías. Siempre serás la princesa de nuestros corazones.