Marc

Marc Que día más triste... Nuestro timidito más especial, el groguet más introvertido y misterioso se ha ido. Nunca olvidaremos tu motor ronroneante y tus miradas profundas. Querido Marc, la vida te ha tratado de la manera más injusta y se te ha llevado justo ahora cuando empezabas a saborear la auténtica felicidad. Gracias a tus dos ángeles, Cynthia y Carolina, has tenido unos meses de lujo, de amor total, y tu se lo devolviste con una transformación espectacular. Queremos imaginarte siempre alegre, jugando, dando besitos, ronroneando y disfrutando del sol como en tus últimos meses. Duerme, pequeño, en tu cielo gatuno.