Elvis

Elvis Elvis, nuestro Elvis...siempre libre y feliz en tu colonia. El primero en salir a saludar, con la cola bien alta, pidiendo lata y caricias a los humanos que tanto le han querido. Con tus rastas y tus huesitos robabas el corazón a todo el mundo. Pequeño luchador, siempre tendrás un lugar en el corazón de todos los que te hemos conocido. Buen viaje, compañero, a tu paraíso gatuno.