Mili

Mili Mili, nuestro yayete entrañable... Fuiste un señor gato, viviste una vida feliz en libertad hasta que la enfermedad te doblegó. No pudimos darte la jubilación apacible que merecías por mucho tiempo más:( Vuela libre, Mili precioso!