Conserje

Conserje Adiós, Conserje, nuestro guardián del puerto. Has sido un gran gato. El más glotón, el más listo, entrañable y achuchable, solo cuando tú querías, claro. Siempre te gustó la compañía, humana y gatuna, y viviste tu vida en libertad. Con todo el dolor de nuestro corazón, llegó tu hora de descanso. Ojalá disfrutes de tu paraíso rodeado de latitas y durmiendo al sol. Te queremos!