Paco

Paco Paco, llegaste ya muy mal a nosotros, abuelete entrañable. Ya no pudimos hacer nada por ti y con toda la tristeza de nuestra alma, tenemos que asumir que no podremos darte el amor y la vida que merecías después de haber pasado tanto tiempo en la calle. Descansa, precioso. Nunca te olvidaremos.