BERTA

BERTA Cada fallecimiento de uno de nuestros pequeños nos abre una brecha incurable en el corazón. Pero hay algunos pequeños que son demasiado especiales, de los que jamás nos imaginamos que nos tendremos que despedir. Una de ellas, eres tú, nuestra querida Berta.

Ninguno de nosotros nos imaginamos la protectora sin ti. Es imposible, es como si siempre hubieras estado ahí, y siempre ibas a estar. Y quizás tu también lo notabas un poco así. Eras una de nuestras gatas emblemáticas por excelencia, y creo que estabas un poco orgullosa de serlo. Eras feliz con nosotros, eras de las gatas más dulces que jamás hayamos conocido, pero cuando venían adoptantes, te escondías. Siempre parecías querer pasar desapercibida entre los adoptantes, como si dijeras "que adopten a otro, yo aquí ya soy feliz".

Estos días, nuestro sol particular se ha empezado a apagar. Hemos luchado mucho a tu lado, pero a veces la naturaleza es demasiado cruel (por no decir otras cosas más fuertes). Este fin de semana te tuvimos que hospitalizar. Mientras no estabas, comentábamos entre nosotros, con una sonrisa triste y la esperanza por estandarte, lo que te echábamos de menos, lo vacía que estaba la habitación sin ti, y las ganas que teníamos de volverte a tener con nosotros.

Hoy, la muerte se aburría y nos ha obligado a jugar un juego cruel. Hoy la muerte te ha elegido, habiendo tanta maldad en el mundo, ha decidido llevarse a uno de los seres más buenos y dulces. Hoy no hay consuelo suficiente para nadie que te haya conocido. Hasta siempre, pequeño ángel, vuela entre las estrellas, descansa entre los regazos de los ángeles.

Jamás te olvidaremos.

comentarios

  1. por: Helena y Martín - 02-02-15 #
    Querida Berta,
    Cuando llegué a la protectora tú ya eras una veterana allí. Te observé orbitar durante dos años, te costaba confiar, hasta que un día en una de tus órbitas tuvimos nuestro primer contacto y me permitiste descubrir que eres maravillosa. Me regalaste ratos de juegos, de mimos y croquetas, con tu "mau" afónico me conquistaste sin esfuerzo. Mi niña Berta, al fin estabas preparada para irte a un hogar, al fin confiabas en las personas y al fin ibas a tener un hogar mejor que el que encontraste en la protectora. No me puedo creer que te hayas marchado tan de repente. Tenemos fotos por hacer, juegos por jugar y ratos de sentarnos en el sillón las dos viendo pasar el tiempo, me quedan chuches que te guardé, los blanditos por lo de los dientes, y las sesiones de cepillado que tanto te gustan. Tanta tinta pendiente de gastar escribiendo los capítulos de tu vida, pasaste lo peor, te quedaban los mejores capítulos por escribir.

    Mi niña Berta, mi dulce Berta.
  2. por: Carmen y Verónica - 03-02-15 #

    Mi niña bonita

    Desde que llegamos a la protectora has estado alli para saludarnos y darnos tu cariño...Ahora queda un gran vacio, te echamos mucho de menos...Todo son recuerdos lindos eras una gata muy querida por todos los que te conocimos, con tu carita de estar siempre enfadada con el mundo, pero luego eras un pedacito de pan, una gatita para nosotras muy muy especial.
    Estos momentos son los feos de ser voluntarias, pero hay que seguir luchando por todos estos animalitos sin voz...Te recordaremos siempre, te queremos Berta mi niña bonita...♥♥♥♥
    Te recordaremos siempre y te queremos mucho.