¡Déjate adoptar por un gato mayor!

26-05-18

¡Déjate adoptar por un gato mayor!

Cuando te dejas adoptar por un gato mayor ocurren cosas maravillosas. Os lo digo yo, Pluma, que en mi vida anterior fui Saet, una cieguita solitaria. Para protegerme cuando me rescataron de la calle hice creer a todo el mundo que era huraña, feral, y que no me gustaban las personas. Bufando, mantenia a raya a los humanos y me aseguraba de que no me harían daño. Cuando me sentí segura, decidí romper mi coraza para adoptar a los voluntarios que me cuidaban. Así que les revelé mi secreto mejor guardado y les regalé los mil gestos de amor que hasta entonces les había negado.

Esa misma semana, vino una pareja que quería dar un hogar a un gato mayor. Hay personas que son ángeles, y yo lo reconocí al instante. Salí de mi escondite y les adopté. No les importó que fuera ciega, anciana o inmunodeficiente. Los enamoré con mi dignidad y sabiduría de gata muy vivida. Desde entonces, no me he separado de ellos y cada día es un regalo para los tres.

Los gatos ancianos somos muy listos, ya hemos pasado por mucho y sabemos cuando hemos conseguido una jubilación dorada. Cuando recuperamos el lujo de vivir en un hogar, correspondemos con creces al amor que nos dan, rejuvenecemos de golpe, nos activamos, recobramos la alegría y las ganas de vivir. A pesar de nuestros achaques, somos los mejores compañeros que podrás encontrar. Lo saben todos los voluntarios de los refugios, por algo somos sus preferidos y nos tienen más mimados. Por eso les entristece tanto si nadie se fija en nosotros y se mueren de alegría cuando alguno lo consigue. Yo lo conseguí, y otros antes que yo, pero siempre quedan ancianos esperando su última oportunidad. Por eso, cuando visites un refugio por favor no pases de largo ante los gatos mayores, los tímidos, los que tienen algun problema. Míranos a los ojos, sin pensar en cuánto tiempo nos queda, sino en todo el amor con el que llenarás tu tiempo en la tierra. Deja que te adoptemos y nunca te arrepentirás.

 

 

 


Videos relacionados