Comunicado

10-07-19

Estimados gatigoseros,
No vamos a nombrar uno por uno a los más de mil gatos que han pasado por nuestro “refugio”, nuestra enfermería o nuestra vetbulancia, aunque los más veteranos de nuestros voluntarios os podrían hablar de cada uno de ellos, pues cuando se les conoce es imposible olvidarles. Tampoco vamos a nombrar a los casi 400 que atendemos a diario en nuestras colonias, que también tenemos grabados a fuego en nuestros corazones, pues todos ellos son Gat i Gos. 
Hoy solo vamos a nombrar a un gato, a Bastet, porque alguien ha querido utilizarlo para una guerra personal y nuestra obligación es defenderle. Bastet no es un gato habitual de nuestras colonias, aunque se le alimentaba igual por vivir cerca de una de ellas, donde quería reubicarlo el cuidador de la misma. 
Y así, por este motivo, empezaron las exigencias, las malas formas (todo por escrito y por whatsapp, lo que hace bastante sencillo demostrarlo) y el total y absoluto desprecio al trabajo de voluntarios que se pasan hasta 10 horas rescatando a gatos que, de otra manera, estarían condenados a morir o, en algunos casos, a perder ojos o extremidades. Como sabéis, se han rescatado 25 gatitos y madres lactantes en 2 semanas, a contrareloj porque los pequeños son extremadamente frágiles y pocos minutos pueden ser la diferencia entre la vida y la muerte. 25 vidas salvadas gracias a un trabajo increíble realizado por nuestros voluntarios y, sin embargo, menospreciado hasta decir basta por el señor que hoy nos acusa de desentendernos de los gatos. 
La jaula especial solicitada por este señor para capturar a Bastet tardó en llegar algunos días pues estaba siendo usada y lamentablemente nuestros medios son muy limitados. Pese a ello, existía la disponibilidad de otras jaulas trampa que habría podido utilizar si hubiera querido realmente ayudar al bello Bastet, cuyo ojito tanto nos preocupaba a todos, pero se negó a aceptarlas. Otra exigencia más. 
La jaula llegó en cuanto quedó libre y Bastet fue llevado a la clínica veterinaria Bitxos, donde debido a su ferocidad hubo que sedarlo para poder hacer un diagnóstico. Se sospechaba de un posible glaucoma, por lo que se nos recomendó hacer una revisión por un especialista. También se nos informó que, si no se dejaba medicar, poco se podría hacer en caso de tener algún problema en el ojo. 
Bastet es un gato muy fiero, imposible de medicar por manos inexpertas (los veterinarios necesitan sedarlo para una simple revisión) y que se niega a comer cuando se ve encerrado. 
Seguidamente le llevamos a IVO para revisar su ojito, y se nos dijo que tenía una visión perfecta, que esa herida del ojo hacía años que estaba cicatrizada y que no tenía sentido seguir privando de libertad al pobre Bastet, que se estaba dejando morir de hambre en un box por ser privado de libertad. El diagnóstico de glaucoma quedaba descartado y todos aplaudimos la noticia. Respecto a su boquita, si bien es cierto que con algo de medicación podría haber mejorado, ni el propio señor que hoy nos acusa de abandonar a un gato fue capaz de darle de comer mientras estuvo en un box, a su cargo, en nuestra colonia. Poco se podía pues hacer. 
Así que intentamos introducir a Bastet en nuestra colonia, liberándolo en ella tras unos días de adaptación en un box, con la esperanza de que se quedara con nosotros. Pero Bastet es un gato libre, y los gatos libres no entienden de comederos, ni de zonas controladas, ni de ayuntamientos y normativas. Los gatos libres sienten la tierra que habitan como suya y bastaron horas para que Bastet volviera al lugar dónde ha vivido toda su vida. Libre. Bello. En paz.  
Mientras todo esto sucedía y nos centrábamos en nuestro trabajo diario de alimentación, cuidados, rescates, atención al parto, etc el señor que hoy nos acusa de desentendernos de un gato siguió insultando y menospreciando en grupos de whatsapp al resto de voluntarios de esta asociación, llegando a exigir que se le diera la mitad de uno de los donativos de latas recibidos, porque sí. Latas que fueron donadas, precisamente, para nuestros gatos enfermos acogidos que tienen que tomar medicación a diario y de los que según este señor nos desentendemos.La realidad es que no estaba dispuesto a preocuparse ni a hablar de esos otros gatos enfermos ni de nada que no fuera su excelente labor. Y por esta razón, fue "invitado" a marcharse para siempre de Barcelona Gat i Gos, donde no caben los individualismos, pues somos un equipo que trabaja única y exclusivamente para los gatos, sin necesidad alguna de aplauso por parte de nadie. 
El excelente señor que no solo nos insulta en público y en privado, sino que nos acusa de desentendernos de un gato enfermo, a nosotros que acabamos de operar a vida o muerte a una gata de casi 20 años porque nos negamos a perderla, a nosotros que damos de comer con cuchara a gatos que se niegan a comer porque nosotros nos negamos a perderlos a ellos, a nosotros que pasamos horas bajo el calor infernal de una fábrica porque escuchamos un maullido dentro de una máquina y nos negamos a que se pierda para siempre. Ese señor que ahora nos acusa de desentendernos de un gato, que ya hacia semanas que anunciaba en sus redes su vuelta a otra importante protectora de Barcelona. Ese señor, cuya labor había sido tan excelente, que solo se indignó por la falta de reconocimiento hacia su persona mientras insultaba el trabajo de los demás. No se fue por Bastet, ni sufrió por los gatos que dejaba a su suerte en la colonia de la que se hacía cargo, solo exigía el reconocimiento a su excelente labor. ¿Qué ego es pues el que se desentendió de los gatos? Nosotros llevamos a Bastet a sus revisiones, y aunque sea horrible decir esto en público, lo diremos porque no tenemos nada que esconder: Las dos visitas para determinar que Bastet estaba bien de su ojito nos costaron 120€, que pagaríamos mil veces más si así ayudáramos a cualquiera de nuestros gatos. Preguntamos de nuevo, entonces, ¿Quién abandonó a Bastet a su suerte? 
Como ya hemos avanzado, todo está por escrito en un grupo de whatsapp, esto parece un pasen y vean, pero nosotros no hemos montado este circo. No es nuestro estilo, pero nos hemos visto obligados a escribir este texto que firmamos los voluntarios de Barcelona Gat i Gos, pues nos negamos a que se utilice a un gato inocente para ningún tipo de espectáculo ni para el beneficio o el lavado de imagen de ninguna persona. Evidentemente, ya se han emprendido acciones legales, por lo que tendrá que demostrar todo esto ante un juez, y dar explicaciones de las largas cadenas de mensajes de whatsapp de las que os hablamos. En un juzgado, no en Facebook, ni en Instagram. Por nuestra parte, el circo acaba de cerrar sus puertas y os seguiremos informando, como siempre, de las acciones de nuestra asociación.
A todos aquellos que quieran formar parte de nuestro voluntariado, ayudarnos con capturas, con rescates, con medicaciones, con transportes...os diremos que tenéis las puertas de nuestra “casa” abiertas de par en par. Siempre nos hacen falta manos y será un placer para todos nosotros poder compartir este duro pero precioso trabajo con todo aquel que quiera formar parte de nuestra pequeña familia. 
Para finalizar queremos agradecer la confianza que depositan en nuestras manos todas esas almas buenas que ayudan a los gatos en la distancia y aprecian el valor de nuestro trabajo y a la, en mayúsculas, SEÑORA, Magda Giol por ser nuestra inspiración y por dedicar por completo su tiempo, su dinero y su vida a esta asociación y a todos los gatos que dependen de la misma para sobrevivir. Gracias, Magda. 

Cordialmente,
Barcelona Gat i Gos