Hasta siempre, Berta

02-02-15

Cada fallecimiento de uno de nuestros pequeños nos abre una brecha incurable en el corazón. Pero hay algunos pequeños que son demasiado especiales, de los que jamás nos imaginamos que nos tendremos que despedir. Una de ellas, eres tú, nuestra querida Berta.

Ninguno de nosotros nos imaginamos la protectora sin ti. Es imposible, es como si siempre hubieras estado ahí, y siempre ibas a estar. Y quizás tu también lo notabas un poco así. Eras una de nuestras gatas emblemáticas por excelencia, y creo que estabas un poco orgullosa de serlo. Eras feliz con nosotros, eras de las gatas más dulces que jamás hayamos conocido, pero cuando venían adoptantes, te escondías. Siempre parecías querer pasar desapercibida entre los adoptantes, como si dijeras "que adopten a otro, yo aquí ya soy feliz".  

Estos días, nuestro sol particular se ha empezado a apagar. Hemos luchado mucho a tu lado, pero a veces la naturaleza es demasiado cruel (por no decir otras cosas más fuertes). Este fin de semana te tuvimos que hospitalizar. Mientras no estabas, comentábamos entre nosotros, con una sonrisa triste y la esperanza por estandarte, lo que te echábamos de menos, lo vacía que estaba la habitación sin ti, y las ganas que teníamos de volverte a tener con nosotros.

Hoy, la muerte se aburría y nos ha obligado a jugar un juego cruel. Hoy la muerte te ha elegido, habiendo tanta maldad en el mundo, ha decidido llevarse a uno de los seres más buenos y dulces. Hoy no hay consuelo suficiente para nadie que te haya conocido. Hasta siempre, pequeño ángel, vuela entre las estrellas, descansa entre los regazos de los ángeles.

Jamás te olvidaremos.


Ver animales en adopción