Una colonia es una concentración de gatos libres o ferales. Estos han existido desde hace generaciones tanto en el ámbito rural como en el urbano, pero en este último, debido a la acción humana, sus condiciones de vida se han complicado bastante. Fue principalmente por esta razón que Barcelona Gat i Gos, así como otras asociaciones pertenecientes a la Plataforma Gatera, se pusieron en marcha para cuidar y controlar estas poblaciones de gatos.

En el caso de Barcelona, donde los gatos libres se cuentan por miles, es especialmente importante el trabajo totalmente altruista de nuestros voluntarios y voluntarias. Podríamos decir que se trata más bien de una adopción, ya que cada uno de ellos conoce a los gatos de las colonias que cuida, no solo su aspecto (importante para la asistencia veterinaria) sino también su carácter, igualmente importante para lo anterior. Los voluntarios y voluntarias los alimentan, los vigilan y, si lo necesitan, ayudan en su captura para que se les pueda prestar atención veterinaria tras haber alertado ellos mismos a la dirección de la Asociación. Los gatos también conocen a sus cuidadores y, aunque vivan en libertad, confían en ellos y establecen vínculos muy estrechos que pueden durar años. Podéis leer la historia de una de nuestras voluntarias aquí.

Además de lo anterior, desde Barcelona Gat i Gos procuramos crear para ellos espacios seguros, alejados del ajetreo urbano, con protecciones para las inclemencias del tiempo (evitando así que los gatos salgan a buscar motores de vehículos en los que esconderse y que su alimento se moje, se estropee o sea comido por aves) y todo lo necesario para su bienestar. Alimento que, a propósito, es proporcionado completamente por Barcelona Gat i Gos gracias a donaciones de particulares y entidades. 

También se capturan gatos mansos, muy posiblemente abandonados y sin posibilidades de supervivencia en libertad, y se les proporciona un refugio seguro hasta que son adoptados por una familia dispuesta a darles una oportunidad. De la misma manera, detectamos individuos o concentraciones de estos en áreas poco seguras, como zonas de alto tráfico de vehículos o maquinaria, y trabajamos en su reintroducción en colonias controladas ya existentes o en la creación de nuevos espacios seguros para ellos.

Es importante mencionar que la junta que preside Barcelona Gat i Gos, ha establecido relaciones simbióticas con importantes entidades, como el Puerto de Barcelona o el Consorci de la Zona Franca de Barcelona. Dichas relaciones permiten a la asociación realizar su labor y garantiza una convivencia pacífica entre gatos y trabajadores de zonas industriales, así como el cumplimiento de la legislación vigente en materia de protección de gatos urbanos. 

Por último, y no por ello menos importante, habiendo alcanzado en 2018 un censo de más de 9000, la superpoblación de gatos ferales en Barcelona amenazaba con ser un problema para su bienestar y supervivencia. Es por esta razón que, en colaboración con el ayuntamiento, las entidades de la Plataforma Gatera colaboramos con el método CER (Captura, Esterilización y Retorno) habiendo contribuido a esterilizar a cientos de gatos desde el inicio de nuestra labor. Puedes obtener más información sobre esta noticia aquí.

 

¿Quieres saber cómo ser parte de Barcelona Gat i Gos? Infórmate aquí.